Elijamos partidos antes que candidatos

(Foto: GEC)

Por: Elena Conterno, Presidenta de IPAE

Los partidos políticos son organizaciones que reúnen a personas interesadas en participar de las decisiones públicas, aspirando a ser gobierno. Idealmente, sus miembros comparten una visión de la democracia, la economía y el desarrollo, tienen propuestas para que el país avance hacia esa visión y operan con democracia interna.

Lamentablemente, hoy en el Perú tenemos partidos débiles, sin propuestas claras ni reglas internas. Son más de “presentar candidatos” que de “presentar propuestas”, en que los factores de unión son débiles. Un síntoma de ello es la aparición de nuevos partidos con cada elección, los nombres de partido vinculados al líder del mismo, así como el frecuente cambio de filiación de los políticos.

La reforma política debe apuntar a reglas y exigencias que fortalezcan a los partidos. El buen funcionamiento de estos resulta fundamental para el buen funcionamiento de nuestra democracia.

En tanto se dan los cambios, como ciudadanos contribuyamos al fortalecimiento de los partidos: elijamos partidos antes que candidatos, y hagámoslo en función de sus propuestas.

Al respecto, la Asociación Civil Transparencia ha publicado en su web las propuestas de agenda legislativa 2020-2021 de 10 partidos. Otras fuentes de consulta son las webs de los partidos, así como el análisis que realizan los medios de comunicación. Revisemos las propuestas y votemos según las mismas.

Si bien no hay información clara sobre la democracia interna en los partidos, al menos evaluemos si están dando espacio a la participación de la mujer: ¿a nivel agregado se está incluyendo una proporción razonable de cada género?, ¿en los primeros puestos hay hombres y mujeres?

Luego de definir el partido por el cual votar, para determinar nuestro voto preferencial, analicemos la trayectoria de los candidatos, para lo cual en la web del Jurado Nacional de Elecciones se puede consultar información sobre hoja de vida, estudios, experiencia partidaria y sentencias. Analicemos también si privilegian la construcción de consensos antes que la confrontación, para lo cual las entrevistas son una buena fuente de información.

Cabe anotar finalmente que, para tener un voto válido, se debe elegir solo un partido, y del mismo se puede dar un voto preferencial hasta a dos candidatos. Votar por dos partidos, resultaría en voto nulo.

Queda poco tiempo, pero podemos hacerlo, analicemos qué proponen los partidos, y al votar elijamos partidos antes que candidatos.

Fuente: Diario Correo