‘Efecto coronavirus’ podría costarle 0.6 puntos porcentuales al PBI peruano este año

El temor por una desaceleración económica mayor a la esperada en China ya viene golpeando el precio del cobre, principal producto de exportación peruano

La economía peruana podría crecer 2.5% este año —0.6 puntos porcentuales menos que lo esperado por el consenso del mercado a principios de año— si el brote del coronavirus se agrava en China. La amenaza de una desaceleración abrupta en el primer socio comercial del Perú ya ha golpeado el precio del cobre. En tanto, la mayor aversión al riesgo gatillada por este temor ha elevado la demanda por activos refugio como el oro, el dólar y los bonos del tesoro estadounidense. Entre el cierre de la jornada de ayer y el cierre de la edición, Wall Street y la Bolsa de Valores de Lima (BVL) registraron las caídas más pronunciadas en tres meses.

Un nuevo riesgo

En un escenario adverso, el crecimiento de China en el 2020 pasaría del 6% esperado por el FMI a principios de año a 4.8%. La diferencia de 1.2 puntos porcentuales se explicaría por el menor gasto en transporte y entretenimiento causado por un eventual agravamiento del brote de coronavirus —causante de infecciones respiratorias mortales—, según S&P Global Ratings. «Una desaceleración de un punto porcentual del crecimiento en China reduce el crecimiento de Perú en 0.5 puntos porcentuales», indica un estudio del Banco Mundial de 2016. Así, una reducción de 1.2 puntos del crecimiento chino, implicaría que el PBI del Perú crezca 2.5%, 0.6 menos del 3.1% esperado por el consenso de analistas, según Focus Economics.

China es el principal demandante mundial de cobre, por lo que una desaceleración de su economía golpea al precio del metal. Ello tiene un impacto directo sobre los ingresos de las empresas mineras que exportan cobre —principal producto de exportación nacional—, lo que reduce la inversión minera y el crecimiento del PBI. Los datos ya reflejan la preocupación, pues el precio del cobre —que mostraba una tendencia alcista desde diciembre— ha caído 9% desde la semana pasada y actualmente se ubica en US$2.62 por libra, su nivel más bajo en tres meses. Bajo este escenario, los ingresos por exportaciones, que explicarían dos tercios del crecimiento económico este año según el BCR se verían afectados.

Temor en los mercados

El temor de una desaceleración abrupta ya ha gatillado mayor aversión al riesgo en los mercados financieros. «Las víctimas mortales del coronavirus ya suman 80 y los infectados llegan a 2,762, casi 800 más que 24 horas antes», indicó hoy un reporte de Intéligo SAB. En ese contexto, la demanda por el oro, el dólar y los bonos del gobierno estadounidense —activos de refugio tradicionales— ha aumentado durante los últimos días. El oro se ubica en US$1578 por onza, 1.3% más que hace una semana. En tanto, la mayor demanda por el bono del tesoro a 10 años ha reducido su rendimiento a 1.6%, su nivel más bajo en tres meses. A nivel local, el tipo de cambio cerró en S/3.33, 0.6% más que los S/3.30 del pasado viernes. Los principales índices de Wall Street (S&P 500, Dow Jones y Nasdaq) retrocedieron 1.4% hoy, su mayor corrección desde octubre. Y la BVL —con alta exposición a los commodities— cayó 1.75%, la caída más pronunciada desde el 1 de octubre, día posterior a la disolución del Congreso.

La volatilidad y correcciones en los mercados se mantendría hasta la quincena de marzo, según Intéligo SAB. «Los activos ‘tocan fondo’ cuando se llega al pico del número de casos reportados. Se estima que eso sea alrededor del 10 de marzo, [que] se espera sea el pico máximo de nuevos casos de contagio diario», afirmó Luis Falenhead de macroeconomía de Intéligo SAB. Por ello, el precio del cobre se mantendría alrededor de US$2.60 durante el primer trimestre, sugirió Falen.

Fuente: semanaeconomica.com