COLUMNA DE OPINIÓN – Preservar las empresas

Por Elena Conterno, presidenta de IPAE Asociación Empresarial.

Todos quisiéramos que la pandemia no hubiese llegado, ni generado los problemas tan serios que estamos teniendo a nivel de la salud y la economía. Lamentablemente, la pandemia está aquí y las autoridades deben actuar para aminorar su impacto negativo en las familias peruanas y, por tanto, en las empresas que dan trabajo a sus miembros.

Al respecto, recuperar el engranaje de las actividades económicas es crucial, lo cual pasa porque se autorice que las empresas operen y porque tengan liquidez para hacerlo.

En cuanto al reinicio de operaciones, hizo bien el Estado en agilizar el proceso de reapertura, de tal manera que en junio veamos una recuperación importante, y no las desoladoras caídas de la producción de abril y mayo. Recién estamos en fase II, con lo cual aún hay muchas empresas sin operar. Esperemos que puedan hacerlo pronto, para que no se comprometa su viabilidad –y la de los empleos que dan.

En cuanto a la liquidez, se trataba de evitar que se rompa la cadena de pagos, con financiamiento rápido y a bajo costo a las distintas empresas que forman parte de la economía. Al respecto, tanto APOYO Consultoría como Macroconsult han analizado la distribución de los créditos otorgados, y encuentran que la misma es muy similar a la distribución de los créditos en el sistema financiero. Por tanto, según señalan, las diferencias en la participación de las empresas según tamaño, zonas y actividades se explican principalmente por las características de la economía peruana.

Valga resaltar entonces que Reactiva ha sido un programa bien diseñado y ejecutado, que ha permitido que 75 000 empresas cumplan con el pago a sus proveedores y trabajadores y puedan volver a operar.

De las 75 000 empresas de Reactiva, 52 000 han sido MYPEs, que además son atendidas vía el FAE-MYPE. A la fecha, este último programa ha dado préstamos a 105 000 empresas y se espera pueda atender a 100 000 empresas más en las próximas semanas. Así, se estima que 300 000 MYPEs serán atendidas y 30 000 empresas medianas y grandes.

La cadena de pagos está formada por empresas de diferente tamaño; es importante que todas puedan reanudar con éxito su actividad. Preservemos las empresas, para preservar el empleo.

 

Fuente: Columna de Opinión publicada en el Diario Correo el 27 de junio de 2020.