CADE Ejecutivos 2016: tiempos de expectativa

cosas.pe.02/11/2016

Salvo pocas excepciones, Alfredo Torres ha asistido al evento casi de forma ininterrumpida, sobre todo porque Ipsos Perú, la empresa que preside, se encarga de la clásica encuesta a “cadeístas”. Este año, el lema elegido por la CADE, “Desafío 2021: la oportunidad es ahora”, revela las expectativas de los empresarios respecto del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

Los empresarios deben estar más que satisfechos por la elección del presidente, un político liberal de derecha.
Hay expectativa favorable por la preparación del presidente, del gabinete y por la orientación del gobierno. Pero también hay una evolución del empresariado, por lo menos entre los que van a CADE Ejecutivos. Es fundamental promover el crecimiento económico y la inversión privada, pero también es fundamental que el gobierno haga bien su trabajo en el campo social, con inversión en educación, salud, seguridad ciudadana y lucha contra la corrupción. Por eso, vamos a dedicar un día completo a estos temas, que son más preocupaciones del ciudadano que del empresariado.

¿Contemplan, entonces, la participación de ministros de Estado dentro del programa?
Se presentarán nueve ministros de Estado, que es exactamente la mitad del gabinete. Son tantos que, el día que hicimos la invitación a CADE Ejecutivos al presidente Kuczynski, nos dijo, medio en broma medio en serio, que podría hacer un consejo de ministros en Paracas.

¿Cómo se enmarcará la participación de los ministros en el evento?
Cada ministro se presentará al lado de una mesa, que estará integrada por un moderador y dos ponentes. Por ejemplo, a Alfredo Thorne, ministro de Economía, le tocará un panel conformado por el empresario José Chlimper, que retorna a la luz pública después de la campaña electoral (fue candidato a la vicepresidencia por Fuerza Popular), y el economista Roberto Abusada. El conductor del debate será Gianfranco Castagnola. Como verás, no se trata de una CADE servida. Habrá mesas exigentes, por lo que los ministros deberán hacer su mejor esfuerzo.

¿Les tocará a otros ministros confrontar a otros rivales de campaña o solo se trata del caso de José Chlimper?
Hemos elegido personas, en general, de distintas agrupaciones, pero partiendo de su conocimiento y su aporte técnico. Se trata de gente a la que habríamos invitado más allá de su filiación a un partido, como los congresistas Pedro Olaechea (PPK) y Úrsula Letona (Fuerza Popular), o los exministros Luis Carranza (ex ministro de Economía del gobierno aprista) y Fernando Rospigliosi (ex ministro del Interior del gobierno de Perú Posible). Por ejemplo, al ministro de Trasportes, Martín Vizcarra, lo acompañarán Milton von Hesse (ex ministro de Vivienda del gobierno nacionalista) y Mario Alvarado (CEO de Graña y Montero). La discusión será más técnica que política.

¿Quiénes conformarán el plato fuerte entre los ponentes del evento?
Hemos invitado a los expresidentes de México, Felipe Calderón, y de Chile, Sebastián Piñera. Elegimos a estos dos países porque forman parte de la Alianza del Pacífico y poseen una orientación liberal como el presidente Kuczynski. Será importante compartir experiencias, logros y frustraciones de dos países de los que tenemos mucho que aprender. También estará el empresario Carlos Rodríguez-Pastor, presidente del Grupo Intercorp, y Salman Khan, un gurú de la educación, quien está provocando una revolución con sus ideas sobre el uso de la tecnología.

¿Qué aporta su elección como presidente ejecutivo de este año?
Por mi visión, tanto del ámbito privado como de los problemas públicos, hemos hecho una CADE con los temas invertidos: primero los de preocupación ciudadana y después los del empresariado. Otra característica es que estamos construyendo un tablero de indicadores porque queremos que el país siga con más atención un conjunto de números que ayuden a marcar el derrotero de hacia dónde debemos ir en temas como desnutrición, anemia infantil, educación, seguridad ciudadana, victimización, confianza en la policía, número de turistas y exportaciones, entre otros tantos por sector.

¿Cuándo llegará a su fin la luna de miel con los empresarios? Uno podría creer que durará estos cinco años.
El próximo año es clave. Estos primeros meses recién se han dado las facultades después de haber obtenido el voto de confianza. Vamos a llegar a fin de año con un 2017 favorable por delante, pero necesitamos bajar del mundo de las ideas a los hechos. Si los empresarios no ven cambios en el destrabe de los grandes proyectos, en la apuesta por más infraestructura; si siguen sufriendo el acoso de entidades como la Sunat o la Sunafil, que se dedican a perseguir a los de siempre sin condiciones para reducir la informalidad, la luna de miel se acabará antes de lo que muchos creen.