Escuelas digitales: ¿cómo lo logramos?

LETICIA MALAQUIO – GERENTE DEL CENTRO POR LA EDUCACIÓN DE IPAE

¿Hasta qué punto la escuela de hoy está respondiendo a los desafíos de la transformación digital? ¿estamos formando a nuestros estudiantes para generar en ellos experiencias de aprendizaje que los habilite para enfrentar un entorno altamente cambiante producto de la 4ta revolución industrial?

Preparar a los estudiantes para el trabajo, la ciudadanía y la vida en el siglo XXI constituye un enorme reto (Luna, 2015) que la escuela no debe ignorar. Para avanzar en estos retos, la ministra de educación Flor Pablo propuso en el CADE Digital 2019 impulsar “Escuelas digitales”, definidas como espacios educativos que, contando con las condiciones tecnológicas, pedagógicas y de gestión, operan en el marco de una cultura digital con enfoque territorial.

En esta misma línea, la ministra planteó los desafíos para avanzar en este sentido:
1. Docentes y directivos deben desarrollar sus habilidades digitales
2. Mejorar la conectividad con cobertura y calidad
3. Implementar kits digitales que acompañen tanto al docente como al estudiante.
4. Desarrollar la competencia digital del estudiante, proponiéndole desafíos que no solo impliquen el uso correcto de los dispositivos y aplicaciones, sino que, además, les permita crear nuevas tecnologías que impacten en una mejor calidad de vida
5. Desarrollar la ciudadanía digital, con los consecuentes deberes y derechos que conlleva
6. Promover un ecosistema digital, que dé soporte a la escuela, y que facilite una gestión educativa moderna y descentralizada.

Entonces: ¿cómo logramos que esta propuesta se convierta en realidad? Necesitamos una ruta clara, porque no se trata de un esfuerzo unilateral del Ministerio de Educación, sino de una extraordinaria oportunidad de sumar esfuerzos, público y privados, para sacar adelante “Escuelas Digitales”. Esto requiere del compromiso de todos, y de pasar a la acción con sentido de urgencia.

El primer paso es sentar las bases, es decir tener definiciones claras, en especial en lo que respecta a:

• lo pedagógico: ¿cuál es la competencia digital que debemos desarrollar en los diversos actores? Ya no se trata de pensar solo en alfabetización digital capacitar en el manejo computacional, sino que debemos incorporar nuevos elementos como pensamiento computacional, programación, emprendimiento, ciudadanía digital.
• la conectividad: ¿cuál es el estándar al que debemos aspirar con una mirada de futuro? Si bien sabemos que hoy en día, apenas el 3% de los locales de educación básica regular alcanza los 5 Mbps, también sabemos que esta velocidad no es suficiente.
• el equipamiento: ¿qué debe incluir un kit digital (herramientas, recursos, materiales, ayudas, etc.) para contribuir adecuadamente al desarrollo de las competencias? Actualmente el 79% de escuelas no tiene acceso a Internet y el 60% no tiene el equipamiento tecnológico adecuado.

Con las bases claras debemos avanzar hacia el siguiente paso: el diagnóstico, sincerar el nivel de cada una de las escuelas en relación a las bases mencionadas. No importa que este diagnóstico nos arroje cifras críticas: avanzar implica saber desde dónde partimos y caminar juntos para lograr las metas.

Con un diagnóstico claro, podemos iniciar la etapa de diseño de proyectos e implementación, en la cual será clave sumar a los gobiernos regionales y al sector privado, pues llegará el momento de cerrar brechas y para ello se requieren intervenciones teniendo en cuenta las necesidades de cada territorio. Debemos apostar por aprovechar las ventajas de un mecanismo como Obras por Impuestos, que no solo nos habilite a mejoras en la infraestructura y el equipamiento, sino también al fortalecimiento de las capacidades digitales.

Finalmente, para incentivar este proceso será fundamental el reconocimiento a quienes dan los primeros pasos, ya sea del sector público o privado, destacando su labor y brindándoles la oportunidad de compartir su práctica para que sea replicada por otros. Esto nos permitirá además ir conformando una red de Escuelas digitales, donde prime el intercambio de buenas prácticas, el empoderamiento y la mejora continua.

Saludamos la iniciativa del Ministerio de Educación de conformar el grupo técnico de la educación digital, del cual IPAE forma parte. Ahora es momento de poner el acelerador. Estamos convencidos que esta mirada País, será una excelente manera de implementar un sueño que muchos compartimos: la mejora de la calidad de la educación.

Fuente: Semana Económica