Secundaria de Primera: la emergencia más allá de la huelga

Gestión.- Fr. Elías Neira OSA.

Hace pocos días tuvo lugar CADE Educación 2017 bajo el título “Secundaria de Primera, construyendo un proyecto de vida”. Allí, tomamos conciencia que la verdadera emergencia no es la huelga docente, sino que solo el 14% de los alumnos comprende lo que lee y el 12% resuelve problemas de matemáticas  en 2° de secundaria. Por eso, proponemos lo siguiente:

  • El sistema educativo es tan rígido que los cien mejores colegios del país no cumplen las directrices del Minedu para innovar y brindar una educación de calidad. Necesitamos que las escuelas de reconocida calidad y que cumplan ciertos indicadores, gocen de licencia para innovar y puedan compartir sus buenas prácticas de modo que sean escalables.
  • De los 2.5 millones de estudiantes en secundaria, los colegios de alto rendimiento atienden a 8,500 alumnos; las residencias rurales, 12,333 alumnos; los colegios de jornada escolar completa, el 20% de alumnos, pero el 78% sigue en el sistema tradicional. Necesitamos un sistema educativo flexible con diversos modelos de secundaria que atiendan los múltiples proyectos de vida a modo que respondan a la educación rural, técnica, universitaria, etc., donde puedan elegir sus cursos en los dos últimos grados.
  • El 65% de los estudiantes no acceden a la educación superior pero seguimos ofreciéndoles una secundaria de corte preuniversitario. Necesitamos tener un curso de emprendimiento e innovación donde se enseñen las competencias para crear negocios y poder insertarse en el mercado laboral de su localidad. Para ello, hay que formar profesores especialistas en esta área.
  • El 20% de los docentes del Estado tienen más de 55 años y solo 11.6% tienen menos de 35 años. Necesitamos revalorizar la carrera docente. Para ello, proponemos crear una gran campaña Marca Docente para atraer vocación con talento a la educación.
  • Necesitamos replantear la formación de los docentes en los institutos pedagógicos, teniendo prácticas desde el inicio de su carrera en las escuelas acreditadas para ello, donde sean acompañados por un profesor mentor (Teaching Schools).

Necesitamos un gran movimiento social que impulse una educación de calidad, una secundaria de primera que les brinde a los estudiantes las competencias que requieren para construir su proyecto de vida.